Potaje de garbanzos con espinacas

Publicado por

Posteado en 20 noviembre, 2015

Ya ha llegado el frío y en días como el de hoy en el que se empieza a notar su frescor, apetece tomar algo calentito y que sea un plato de cuchara.

A continuación os dejamos la receta completa para realizar este potaje de garbanzos y espinacas.

Ingredientes:

1 hoja de laurel

500 gr de garbanzos (mejor si no son de bote, pero si lo son que sean buenos y así ahorrarán trabajo)

2 dientes de ajo

2 cebollas grandes

1 cucharada de pimentón

Sal y pimienta

4 cucharadas de AOVE

2 tomates grandes maduros

1 chorizo, 1 morcilla y 100 g de panceta

350 g espinacas limpias (en este caso, también mejor si son frescas, pero las congeladas nos ahorrarán tener que escaldarlas antes de añadirlas a los garbanzos)

 

Preparación:

El día anterior ponemos los garbanzos en agua templada con  un puñado de sal y los dejamos en remojo durante la noche. Antes de reservarlos, hay que pasarlos por abundante agua clara, para así poder quitarles las impurezas del remojo y vigilar que no tengamos ningún garbanzo en mal estado.

(En caso de que los garbanzos sean de bote, es muy importante lavarlos con abundante agua para quitarles toda la gelatina que los acompaña. En este caso, solo habría que añadirlos al final de la cocción)

Rallamos la cebolla  y picamos el ajo en trozos pequeños (si no sois tan maniáticos como yo con la cebolla, bastaría con picarlos finamente, porque al final no notaremos ningún trozo).

Escaldamos un minuto el tomate en agua caliente y lo pelamos. (Es más fácil quitarle la piel si lo escaldamos, pero nos podemos ahorrar tranquilamente el paso de escaldarlo y lo pelamos como una manzana y sin problemas). Una vez lo tenemos pelado, lo cortamos en cuatro trozos.

En la olla donde coceremos nuestro potaje, sofreímos el ajo y la cebolla durante 10-12 minutos antes de añadirle el tomate y la hoja de laurel.

Pasados un par de minutos más, añadimos la cucharada de pimentón y removemos continuamente para evitar que se queme.

Añadimos los garbanzos bien escurridos y rehogamos unos 5 minutos para que todo se integre bien y los garbanzos empiecen a coger sabor.

Añadimos el agua, hasta tres cuartas partes de la olla (recordad que hay que añadirle todavía el chorizo, la morcilla y la panceta, además de las espinacas)

Dejamos cocer y pasados unos 35-40 minutos, añadimos sal y pimienta al gusto. (Siempre recordando que añadiremos ingredientes de sabor fuerte)

Añadimos el chorizo, la morcilla y el trozo de panceta. Dejamos que se cocinen lentamente durante los siguientes 20 minutos.

A continuación retiramos los chorizos, la morcilla y panceta (así evitaremos que el plato tenga más grasa de la aconsejable)

En otra olla y con abundante agua hirviendo y sal, blanquearemos las espinacas para quitarles ese punto de amargor que tiene.  Picamos las espinacas y se las añadimos al potaje unos 20 minutos antes de finalizar la coción.

OBCocinas